El lavadero está enfermo Imprimir
Escrito por Administrador   
Domingo, 05 de Septiembre de 2010 16:40

 

lavadero-enfermo

 

Pasamos de la alegría por tener nuestro lavadero reformado, formando parte de la ruta que puso en marcha, con buen criterio, el ayuntamiento de Medinaceli. Pasamos de tener la esperanza de mejora continua en los últimos tiempos por parte de los rectores municipales...

y nos encontramos con un lavadero enfermo, con una veta que se ha secado, que se terminó o se desvió a otro sitio, quizás por las obras que se están realizando en la zona... Esperemos que se aclare este asunto porque rompe un punto de interés inolvidable en la Historia del pueblo.

El señor Utrilla se puso en marcha para diagnosticar la enfermedad que azota la salud enfermo... y el desaguisado que obtenemos es el que se ve en las instantáneas (sólo para usuarios registrados).

Lógicamente estamos de acuerdo que para resucitar al finado hay que abrir y contemplar dónde está el mal, pero se debe hacer con prontitud, pues las aguas estancadas no traen nada bueno: pululan a su albedrío toda clase de insectos acompañados de malos olores. Alguno de los insectos pueden ser portadores de infecciones como la leishmaniasis, una enfermedad producida por unos protozoos llamados leishmanias. Las lesiones van desde úlceras de piel que cicatrizan solas hasta formas fatales que afectan al hígado y bazo. Es una zoonosis y afecta tanto a perros como humanos. Se contagia entre humanos y animales gracias a la picadura de unos mosquitos llamados fisóstomos. En la afección de la piel (leishmaniasis cutánea) vemos úlceras indoloras en el sitio de la picadura que curan solas o quedan sin curar por años. La forma visceral es la que cobra más vidas mundialmente, y es fatal si no se trata a tiempo. Produce inflamación del hígado y del bazo acompañada por distensión abdominal severa, pérdida de condición corporal, desnutrición y anemia. En perros se presenta principalmente la leishmaniasis visceral. La leishmaniasis mucosa afecta la nariz y la garganta pero es poco frecuente. Empieza con sangrado de la nariz, enrojecimiento e hinchazón, y termina provocando úlceras en toda la zona. Los tratamientos son largos, inyectables, y las drogas usadas son tóxicas y dolorosas. Con respecto a los perros, provoca lesiones en la piel, en las articulaciones y, cuando la enfermedad está ya bastante avanzada, problemas a nivel renal, provocando en muchos casos la muerte.

No queremos ser alarmistas pero si no somos diligentes esto puede ocurrir.

Por otro lado, tenemos noticias que se quiere poner un parque con máquinas para hacer gimnasia en este entorno una vez subsanado y dejado en condiciones, noticia que nos parece bien, tan sólo ponemos un pero... cruzar la carretera en la cual pedimos hace mucho las bandas sonoras o algún sistema para que aminoren la marcha los vehículos cuando pasen por nuestro pueblo,pues hay turismos y tractores que se creen que están en el circuito de El Jarama, con el consiguiente peligro para nuestros niños y mayores.

Última actualización ( Miércoles, 08 de Septiembre de 2010 22:42 )