Opinión Opinión Tu basura, mi basura, nuestra basura, hermano
Tu basura, mi basura, nuestra basura, hermano PDF Imprimir Correo
Escrito por Manuel A. Asensio   
Miércoles, 30 de Junio de 2010 12:06

Desde hace más de un mes la plaza de Fuencaliente se ha convertido en un lugar para arrojar tu basura, hermano, que ya empieza a dejar de ser tuya para ser nuestra, que es el problema. Y es que el personal se apunta de forma expres a aquello de que yo tiro y que otro venga y recoja.

Es una de las leyes del malciudadano, del malvecino que vamos a empezar a ilustrar en el número de hoy. Esta desfachatez se realiza sin el menor rubor, sin nocturnidad pero con alevosía y, por supuesto, incluso orgulloso de su hazaña, porque, que lo sepan, soy más fuerte que tú y así arreglo las cosas, que te vas a enterar. Sí, troglodita el hombre.

El caso es que las cosas no se arreglan como el personaje, personajete o personajillo quiere, pues existen otros medios que los civilizados utilizan para evitar estos episodios de testiculina española. Debe pasar menos por el de osborne que se encuentra camino de Esteras y más por el arco romano de la vecina Medinaceli. Se ve que el indultado lo único que le pega es su sentido animal, y ante esto debe curarse pasando por cada uno de los tres arcos del afamado monumento. Por el de la derecha para que lo reciban con el capote y, como buen currista, acabe con una media de la casa. Por el de la derecha para que le pongan las banderillas y un forzudo con mucha fuerza aparezca a modo del primo del adolescente de Don Simón. Y por el del centro para que durante unos minutos, entre derechazos y pases de la casa, terminando, como me gusta, con una trincherilla de la firma o un buen pase de pecho limpio y estético.

La última suerte de la lidia nos la vamos a saltar porque para este tipo de ejemplares lo mejor es el escarnio público y que le paseen a modo de bufón por la plaza, ésa que tanto se empeña en ensuciar, y acabe cual can guardián junto a los desechos desechados para que nadie a quitarle un ladrillo se atreva.

Para evitar que el desvergonzado vergüenza pase será mejor que el ayuntamiento actúe y por los medios que los bienpensantes han pensado eliminen el problema. Un problema que no debería haber existido pero que existe a pesar de la denuncia ante el excelentísimo que de poco o nada ha servido. Será, por tanto, buena idea hacer mudanza de la basura a la puerta del ayuntamiento, que a fin de cuentas es la de todos, para que así se den cuenta que el problema que antes estaba en Fuencaliente ahora está en las proximidades de su casa y, que en definitiva, hay que solventar por el bien común.

Esperemos que el caso se resuelva más pronto que tarde y que todo vuelva a la normalidad rota por el amante del desorden, el primo-hermano de la mediocridad o, como también podríamos definir, por el perito elevador de cubos lechosos.

 

Última actualización ( Lunes, 06 de Septiembre de 2010 16:23 )
 

Para añadir comentarios hay que estar registrado como usuario de la web.

 

Encuesta

¿Cuánto se tardará en arreglar el lavadero?