Opinión Opinión Se acabó la libertad, llegó TVE y mandó censurar
Se acabó la libertad, llegó TVE y mandó censurar PDF Imprimir Correo
Escrito por Manuel A. Asensio   
Miércoles, 30 de Junio de 2010 12:01

Censura. Sí. En pleno 2007 y sin vergüenza alguna. Con dos horas de antelación a la hora de emisión del programa “La noche de Quintero” avisan a su presentador, don Jesús, de que el tijeretezo estaba servido y su esperada entrevista a José María García (afamado periodista deportivo líder de audiencia tiempo atrás, ya superado el cáncer, que ha decidido volver a las trincheras del mundo de la comunicación).

 

El señor Luis Fernández, presidente del ente público, es el máximo responsable de la no emisión de la charla en la que García era esperado por miles de personas, aduciendo que en ella no se vertían opiniones sino “insultos, descalificaciones y ataques a terceras personas”.

Querido Fernández, tendrá que empezar a censurar, en primer lugar, los telediarios de su casa y después los debates parlamentarios, los programas rosas que el ente público publica.

Una pena para usted que la mácula tenga las piernas tan cortas y que la entrevista haya sido vista por internet. Después de escucharla podemos decir que lo que se dice en el comunicado que justificaba la no retransmisión es una patraña y que, por tanto, el presidente de TVE es un embustero y, por tanto, lo que se emite en su cadena es todo mentira. Entendemos, por tanto, que todo lo que se emite en ella pasará antes por sus censores que deciden lo que es o no bueno según criterios sólo por ellos conocidos.

Como vemos en la miscelánea desde hace unos números de este boletín, parece que volvemos a tiempos pretéritos de obligado conocimiento para evitar caer en errores del pasado. Aunque parece que la cosa no es así y que, como en la época del dictador, se establecen limitaciones para “mantener el orden”.

La pregunta es quién tendrá el número uno del carnet de prensa. En tiempos de la represión lo tenía el caballero Baamonde, por padre (sin ‘h’ como era original hasta que se la agregó como síntoma de su delicada personalidad). Igual se apellida Fernández y tiene por nombre Luis. El adalid de las buenas costumbres y cabeza visible del movimiento por la destrucción del libre periodismo. El señor Fernández debe ir pensando en instaurar de nuevo la ley del 38 para controlar el periodismo patrio.

Una cosa buena sí que tiene la metedura de pata del personaje, y es que igual empezamos a ver programas en La Primera y/o Segunda que emulen a los grandes de la época gris de España y que busquen metáforas o alegorías que nos hagan levantar una sonrisa buscándole las vueltas al que pretende corregir.

Los periodistas de la cadena deben ir atándose los machos para no caer en palabras que puedan herir la sensibilidad del sensible censor que censure su trabajo.

 

Última actualización ( Lunes, 06 de Septiembre de 2010 16:27 )
 

Para añadir comentarios hay que estar registrado como usuario de la web.

 

Ferretería Anserjo

San Sebastián de los Reyes (Madrid)

 

Anserjo

 

Encuesta

¿Cuánto se tardará en arreglar el lavadero?