Excursión a Teruel y Albarracín
Excursión a Teruel y Albarracín - Teruel PDF Imprimir Correo
Escrito por Administrador   
Viernes, 10 de Septiembre de 2010 14:15
Indice del artículo
Excursión a Teruel y Albarracín
Teruel
Albarrracín
Agradecimento a Yolanda y Gabriel
Todas las páginas
Teruel existe, y de qué manera. Es una ciudad muy bonita y tiene historias llenas de un sabor muy especial como es la de los archiconocidos Amantes, la singular Plaza del Torico o esa hermosa catedral con una techumbre espectacular y el gran retablo en madera de pino y sus jardines y sus edificaciones mudéjares.
 
La Catedral de de Nuestra Señora de la Asunción es de estilo Gótico-Mudejar (Siglos XIII y posteriores). Está declarada Monumento Nacional desde 1931. La torre de la catedral, el cimborrio y la techumbre junto con las torres mudéjares de San Pedro, El Salvador y San Martin fuerón declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1986.

Se cuenta que durante el siglo XIII Juan Diego de Marcilla, hijo de un familia noble, e Isabel de Segura, descendiente de una familia rica, se querían desde niños, y cuando llegaron a la juventud su amor se mantenía. Así, Diego decidió pedirla en matrimonio. Pero el padre de Isabel, al no ver claro el futuro económico de la pareja, le pidió al joven que volviera más adelante pero con riquezas. Entonces Diego llegó a un pacto, él se iría a las Cruzadas en busca de fortuna pero Isabel le esperaría durante cinco años sin casarse con otros. En esos cinco años, el padre de Isabel no paró de incitar a su hija para que se casase con el potentado Pedro Fernández de Azagra. Ella mantuvo su promesa y se resistía, pero a punto de concluir el plazo vio que se tenía que casar con el pretendiente propuesto por su padre. De esta manera comenzaron los preparativos para celebrar la boda el mismo día que expiraba el plazo. Precisamente en ese mismo día regresó a Teruel Diego de Marcilla, mas la boda ya se había celebrado. Aún así consiguió reunirse a solas con Isabel y le solicitó un beso, pero ella se lo negó porque ya estaba casada. Entonces murió en ese mismo instante apenado por su fracaso. Al día siguiente se celebraron los funerales por el joven y allí acudió Isabel, la cual quiso darle una vez muerto el beso que le había negado el día anterior. En realidad, ella seguía enamorada y al besarle cayó desfallecida y muerta sobre el cadáver. Sucedió este infausto acontecimiento en 1217, siendo juez en Teruel don Domingo Celadas.

El Torico se colocó sobre una columna en el centro de la plaza que lleva su nombre en 1858. Hay que fijarse muy bien para poder verlo puesto que es más ancha la columna que el propio torico (es un toro muy pequeñito) que está colocado en la parte superior. Se ha convertido en uno de los emblemas de la ciudad.

Según la leyenda: En alguno de esos tiempos remotos (1170), los caballeros cristianos de Alfonso II que habían ahuyentado y expulsado a los moros que tenían tomado el territorio turolense, tras recuperarlo, decidieron fundar una villa y amurallarla para así evitar nuevos y futuros ataques moros. No sabiendo donde construirla decidieron por fin que se haría allí donde se abatiese un animal. Cierta noche, un toro se detuvo bajo una estrella llamada Actuel, en el lugar que hoy ocupa la plaza del Torico y comenzó a bramar insistentemente. Los caballeros, aunque presos de miedo, tomaron por buena la señal que cielo y tierra les ofrecían en aquella noche estrellada y tras abatirlo decidieron construir allí su villa. Llegado el momento de asignarle el nombre, acordaron tomar las tres primeras letras de la palabra toro “tor” y juntarlas con las tres últimas de la estrella “uel”, obteniendo así el nombre de el TORUEL.



Última actualización ( Viernes, 17 de Septiembre de 2010 21:27 )
 

Para añadir comentarios hay que estar registrado como usuario de la web.

 

Encuesta

¿Cuánto se tardará en arreglar el lavadero?